El río de la vida

Los dominios de la hermana María eran estrechos. Apenas un cubículo de cuatro metros cuadrados, apenas un mostrador y una silla. También había un interruptor con el que abría la puerta del colegio.

Cada mañana, de lunes a viernes, delante de su ventana pasaban cientos de niños. Ella les sonreía. Tenía una sonrisa especial para cada uno de ellos, una sonrisa que consolaba, una sonrisa de sor María.

El día que se marchó sólo dejó fotos, recuerdos de todos los cursos desde 1950, instantáneas del río de la vida.

Anuncios

La despedida

Mike Schwarz vive en la nada, trabajando desde el alba para arrancar frutos de una tierra yerma. Mike Schwarz bebe tras cada puesta del sol para poder dormir.

Mike Schwarz vive con Brenda Cool. Brenda tiene algo que lo tocó por dentro cuando la conoció siglos atrás.

Ahora Brenda Cool está recogiendo sus cosas. Esta vez es para siempre.

La muerte no había conseguido separarlos. La muerte no separa, de eso se encarga la vida.

Y no por eso le dolía menos.

Saudades

(Extraído de “No se puede atrapar el viento”)

Así era el rumor del mar cuando ni X ni Y existían, así era ahora y así seguiría siendo, sordo y monótono, cuando ya nada quede de nosotros dos.

Anton Pavlovich Chéjov

 

1

Susanne y Emma Jensen nacieron en Svino, un pequeño pueblo costero de Selandia, una isla de Dinamarca. Un pueblo al norte del norte.

Mellizas, fueron las dos únicas hijas de Mikkel y Helle Jensen.

Susanne y Emma Jensen llegaron al ritmo cadencioso de las olas del Mar del Norte, un arrullo que las acompañaría el resto de sus vidas.

Una historia

—Yo solo quería escribir —dijo.

—¿Y qué pasó?  —le pregunté apurando la cerveza.

—La vida pasó. —contestó.

Se incorporó lentamente, como si algo le pesara mucho por dentro, se envolvió en un tabardo de otra época y se marchó sin decir nada más. Esa fue la última vez que lo vi.

Me gustaría que su historia acabara bien. No lo creo. No se inventaron finales felices para las personas como él.