Escribir

Escribir,

Sacar la verdad,

De dentro,

Encontrar la voz,

Esa voz.

 

Escribir,

A veces sucede.

Anuncios

La buena educación

—Es importante que los niños aprendan inglés —dijo la madre.

—Es fundamental que aprendan matemáticas —dijo la abuela.

—Sí, una buena base de ciencias —dijo el abuelo.

—Me gustaría que mis hijos aprendieran música, poesía y teatro. —dijo el hombre.

 

Y se rieron.

Y el hombre escribió esto en secreto.

Pensó que algún día, un ilustre matemático bilingüe en inglés, lo necesitaría.

Poesía

En la orilla del mar el hombre se acercó al niño.

—¿Qué haces?

—Poesía.

—¿Qué es? ¿Para qué sirve?

—Es hermosa. Puede cambiar el mundo.

—Imposible. Ni siquiera yo puedo hacerlo.

—Lea.

 

Y el hombre empezó a leer. No pudo parar hasta que terminó. Y después empezó de nuevo. Y se fue de allí. Pero ya no era el mismo.

Vicio casi inconfesable

Entro en la librería Céfiro. Después de casi una semana intentándolo, he conseguido algo de tiempo libre para ir a comprar un libro expuesto en el escaparate.

Ruiseñor, deséame suerte, un libro de poemas de Bukowski. Me gusta el título. No sería la primera vez que compro un libro solo por el título, pero en esta ocasión es diferente. No he leído nada de poesía de Bukowski y ya va siendo hora.

Entro en la librería. Solo tengo que pedir el libro, esperar a que lo cojan del escaparate, pagar y salir. Pero no puedo contenerme. Hay demasiados libros pendientes de mí y soy incapaz de no escuchar a algunos. Paso media hora hojeándolos, disfrutando de sus diferentes texturas, un vicio casi inconfesable en la era del eBook.

Finalmente, salgo de la librería con el Ruiseñor, Secuelas de una larguísima nota de rechazo, también de Bukowski, y El gaucho insufrible de Roberto Bolaño.

Tres libros

Tres libros

Contento de estar a principios de mes, localizo un banco solitario en una plaza cercana y empiezo a leer las Secuelas. Alrededor de mí hay gente. No les veo. Y leo

Iba dando yo un paseo y se me vino a la cabeza. Era la más larga que había recibido nunca. Normalmente solo me decían “Lo sentimos, pero no tiene la suficiente calidad”, o “lo sentimos, pero no se ajusta exactamente a nuestra línea editorial”.

Y sigo leyendo. Y mañana escribiré esto.