Amanece IV

Amanece.

Dos pescadores pescan,

dos jóvenes duermen,

un caminante camina,

un corredor entrena,

un buscador de metales

sueña con un tesoro,

el escritor observa,

también sueña.

 

Amanece.

El mar

acaricia la arena,

rítmicamente

pinta la orilla

con restos de espuma y conchas,

tesoros marinos

para los niños,

para mi hija.

 

Más tarde,

eso será más tarde.

Ahora

amanece.

Anuncios

Biografías VI

Había pasado cincuenta años embarcado. La artrosis lo expulsó del mar, lo desterró en tierra firme, le arqueó las piernas, le condenó a caminar como Charles Spencer Chaplin.

Se compró un cedazo, una excusa para pasar tiempo cerca del mar.

A diario baja temprano a la playa y florea la arena buscando tesoros.

Charlot.

Biografías V

Todos los días a las diez pone rumbo hacia el puerto.  Lleva una silla y una bolsa.

Sus brazos no son los de antes, sus piernas menos. Se siente como el viejo de Hemingway. Tarda una hora en recorrer los mil pasos que separan su casa del  malecón.

Una vez allí, se sienta. La mirada fija en el mar. Durante dos horas vuelve a sentirse fuerte.

El capitán Ahab.

¡Mañana te atraparé!

Amanece III

Amanece.

Todavía no ha salido Lorenzo,

se resiste al sueño Catalina.

 

Se despereza el charrán,

el fumarel,

la pagaza

y el resto de golondrinas marinas.

Marinean los pescadores

y acaricia el mar la orilla,

no quiere despertarla,

no quiere romper la noche

todavía.

 

Buenos días, Lorenzo.

Hasta mañana, Catalina.

Rompe el mar la noche.

Amaneció.

La orilla

Me acerco a la orilla.

Hay una niña,

lleva un cubo en la mano,

coge conchas.

Quiero jugar con ella.

Me acerco a la orilla.

Hay una mujer

con un bañador verde.

No me atrevo a mirarla.

Me sonríe.

Me acerco a la orilla.

Hay una mujer,

lleva una niña en brazos,

saltan por encima de las olas,

se ríen.

Quiero reír con ellas.

Me acerco a la orilla.

Hay una mujer.

Sigue siendo hermosa.

Me sonríe.

Quiero detener el tiempo.

Me acerco a la orilla.

Estoy solo.

Y recuerdo.

Y escribo esto: me acerco a la orilla.