Balance mínimo de 2014 y recomendaciones de lectura

2014 ha sido un gran año en lo personal (Jaime duplicó la familia) y también muy bueno en lo literario: he cumplido los tres propósitos que expresé aquí hace un año y ayer me dijeron que No se puede atrapar el viento llegará esta semana a algunas librerías de todas las provincias andaluzas. Nunca pensé que me pasaría algo así.

En cuanto a las recomendaciones, estos son los cinco libros que más me han gustado:

  • La cena de Herman Koch
  • Mi vida querida de Alice Munro
  • Ruiseñor, deséame suerte de Charles Bukowski
  • Tres rosas amarillas de Raymond Carver
  • La amaba de Anna Gavalda

Si os gusta escribir, os aconsejo Pájaro a pájaro de Anne Lamott.

Os deseo un Gran Año Nuevo y os dejo con un curioso informe que WordPress.com preparó sobre el año 2014 de este blog.

Gracias a todos por estar ahí y especialmente a Esperanza, a Alejandro y a Johnson.

 

Anuncios

Poesía

En la orilla del mar el hombre se acercó al niño.

—¿Qué haces?

—Poesía.

—¿Qué es? ¿Para qué sirve?

—Es hermosa. Puede cambiar el mundo.

—Imposible. Ni siquiera yo puedo hacerlo.

—Lea.

 

Y el hombre empezó a leer. No pudo parar hasta que terminó. Y después empezó de nuevo. Y se fue de allí. Pero ya no era el mismo.

Vicio casi inconfesable

Entro en la librería Céfiro. Después de casi una semana intentándolo, he conseguido algo de tiempo libre para ir a comprar un libro expuesto en el escaparate.

Ruiseñor, deséame suerte, un libro de poemas de Bukowski. Me gusta el título. No sería la primera vez que compro un libro solo por el título, pero en esta ocasión es diferente. No he leído nada de poesía de Bukowski y ya va siendo hora.

Entro en la librería. Solo tengo que pedir el libro, esperar a que lo cojan del escaparate, pagar y salir. Pero no puedo contenerme. Hay demasiados libros pendientes de mí y soy incapaz de no escuchar a algunos. Paso media hora hojeándolos, disfrutando de sus diferentes texturas, un vicio casi inconfesable en la era del eBook.

Finalmente, salgo de la librería con el Ruiseñor, Secuelas de una larguísima nota de rechazo, también de Bukowski, y El gaucho insufrible de Roberto Bolaño.

Tres libros

Tres libros

Contento de estar a principios de mes, localizo un banco solitario en una plaza cercana y empiezo a leer las Secuelas. Alrededor de mí hay gente. No les veo. Y leo

Iba dando yo un paseo y se me vino a la cabeza. Era la más larga que había recibido nunca. Normalmente solo me decían “Lo sentimos, pero no tiene la suficiente calidad”, o “lo sentimos, pero no se ajusta exactamente a nuestra línea editorial”.

Y sigo leyendo. Y mañana escribiré esto.

Recomendaciones de lectura y propósitos literarios

Estos son los cinco libros que más me gustaron de los que leí el año pasado:

  • El hombre en busca de sentido de Victor Frankl
  • Parco de Jordi Sierra i Fabra
  • El libro de los abrazos de Eduardo Galeano
  • Si me necesitas, llámame de Raymond Carver
  • Al oeste de Roma de John Fante

Y si os gusta escribir os recomiendo (encarecidamente) leer estos dos:

  • Si quieres escribir de Brenda Ueland
  • Mientras escribo de Stephen King

Y ahora os resumiré mis propósitos literariosLos escribo aquí porque de alguna manera asumo un compromiso con los que entráis en este blog y así me obligo a cumplirlos. Estos son:

  • Escribir una entrada en este blog al menos una vez a la semana (intentaré que sean dos).
  • Encargar un informe de lectura sobre mis relatos breves para averiguar si puedo intentar hacer algo con ellos.
  • Escribir una novela. Ya lo he intentado al menos en un par de ocasiones -una vez incluso escribí veinte capítulos-, pero por una cosa u otra, dejo de escribirlas temporalmente y el temporalmente se convierte en definitivamente. Es como si al perder el impulso inicial no supiera cómo retomar el trabajo.

Aprovecho para desearos un buen año, uno en el que cumpláis vuestros propósitos y en el que muchos de vuestros deseos se hagan realidad.

Los pájaros

Los pequeños detalles son auténticos tesoros. Tan solo uno basta para enriquecer el instante que pasa y cambiar el mundo.

Germano Zullo

 

— ¿Quieres que leamos un cuento?

¡Shiií!

— ¿Cuál?

— El de los pajaritos. ¿Dóne está?

—  En el cuarto del patio. Lo cojo y lo llevo al salón.

 

Y nos sentamos juntos en el sofá del salón. Natalia se acomoda a mi lado y voy pasando las páginas de Los pájaros escenificándolas una por una. Natalia escucha en silencio, muy concentrada.

 

— ¿Quieres leérmelo tú a mí?

—  ¡Shiií! Yo solita lee.

 

Y Natalia me cuenta el cuento a su manera. Y es un momento estupendo, uno de esos que hacen que te reconcilies con muchas cosas.