Acabar proyectos

Hace un par de semanas recibí un enlace al I Premio de Novela Corta Ciudad de Leganés y volví a leer mi manuscrito para presentarlo.

Corregí algunas cosas y lo compartí con algunos amigos lectores críticos. Su opinión me ha animado a terminar este proyecto, pero en lugar de presentar el texto al concurso, me he puesto en contacto con uno de los editores de Punto Rojo.

Le ha gustado el texto así que, si llegamos a un acuerdo, publicarán la novela antes de Navidad.

Los proyectos hay que terminarlos para poder empezar otros. Os iré contando cómo acaba éste. De momento, aquí tenéis las primeras páginas.

 

 

1

       Susanne y Emma Jensen nacieron en Nordby, un pequeño pueblo costero de Fano, una isla de Dinamarca. Un pueblo al norte del norte.

Mellizas, fueron las dos únicas hijas de Mikkel y Helle Jensen.

Susanne y Emma Jensen llegaron al ritmo cadencioso de las olas del Mar del Norte, un arrullo que las acompañaría el resto de sus vidas.

 

2

Emma y Susanne Jensen pasaron la infancia en una casa de madera construida sobre una duna de arena de playa.

La casa tenía una cocina, dos dormitorios, un cuarto de baño y un salón con grandes ventanas desde donde se veía el Mar del Norte.

En las noches de invierno, cuando había tormenta y la marea estaba alta, el mar se acercaba tanto a la casa, que Emma y Susanne Jensen jugaban a imaginar que vivían en un barco.

 

3

En el extremo más luminoso del salón había un piano de cola.

Un Fazioli.

Helle Poulsen era pianista.

Tocaba el piano.

También tocaba el órgano en la iglesia luterana de Nordby. Fue allí donde conoció al que sería su marido: el pastor Mikkel Jensen.

De su vida de soltera, Helle Poulsen solo quiso conservar el piano.

 

4

Susanne y Emma Jensen pasaron la infancia en una casa hecha de madera, mar y música.

 

Anuncios

Saudades

(Extraído de “No se puede atrapar el viento”)

Así era el rumor del mar cuando ni X ni Y existían, así era ahora y así seguiría siendo, sordo y monótono, cuando ya nada quede de nosotros dos.

Anton Pavlovich Chéjov

 

1

Susanne y Emma Jensen nacieron en Svino, un pequeño pueblo costero de Selandia, una isla de Dinamarca. Un pueblo al norte del norte.

Mellizas, fueron las dos únicas hijas de Mikkel y Helle Jensen.

Susanne y Emma Jensen llegaron al ritmo cadencioso de las olas del Mar del Norte, un arrullo que las acompañaría el resto de sus vidas.

El final de la infancia

Mi padre nos pidió que nos quedáramos en el coche y se puso el último en una fila de gente que no era como nosotros. La chaqueta empezaba a quedarle grande. Después de un tiempo que se me hizo eterno, regresó con una bolsa de comida.

– ¡Vamos a comer al parque, princesa! , me dijo.

Sus ojos habían dejado de brillar. Ese fue el día en que acabó mi infancia.