Amanece V

Hay una niña.

Tiene tres años y duerme

profundamente.

Hay café recién hecho.

También hay pájaros.

Cantan al nuevo día.

Quizás,

quizás sólo cantan porque pueden hacerlo.

 

El verano se despereza.

Anuncios

Había volado

Diez días completos.

Diez días completos con sus noches

y sus sueños.

 

Había volado,

con su hija

a veces,

a veces

solo.

 

Había estado en un  pueblo pesquero,

en el Gran Cañón,

en un recital de piano y

en un funeral.

 

Había volado,

sin duda

había volado.

 

Pero ahora tocaba pisar tierra firme.

 

Se fue a la ducha.

 

En el dormitorio le esperaba

un disfraz

con corbata.

¿Cómo va la novela?

Buena pregunta.

¿Que cómo va la novela? Creo que no va mal.

La tengo bastante avanzada y he escrito la historia que quería contar o más bien he escrito las diferentes historias que forman parte del todo. O algo así. Es complicado de explicar.

A los personajes les han pasado cosas, han vivido diferentes situaciones y muchas de ellas ya las he escrito. Algunas de las situaciones las conocía, pero, y esto es lo más curioso, otras simplemente surgieron. Las han vivido porque sí, porque sus vidas son así, porque ellos son así. Yo me embarqué en su historia pensando que conocía el destino final, pero escribir es mucho más interesante, no es lineal. Te embarcas en la historia y, si te dejas ir, son los personajes los que te llevan adonde ellos quieren.

Kafka dijo -o dicen que dijo- que la literatura es una expedición a la verdad y a mí me está pasando algo similar. Estoy embarcado en una especie de expedición hacia la verdad de mis personajes. Suena raro, soy consciente, pero es así.

Ahora estoy transcribiendo el texto con una pluma a unas hojas que voy pasando a un archivador. Al hacerlo -habrán pasado más de treinta años desde la última vez- he vuelto a disfrutar de la sensación de escribir a pluma. Os la recomiendo. Salid a la calle, comprad una pluma y escribid lo que sea. Os transportará a otra época. Os lo aseguro.

Texto escrito a pluma

Texto escrito a pluma

Gran frase para acabar. Me habría gustado que fuera mía, pero tendré que conformarme con citarla en mi propio texto.