Mi primer informe de lectura

El Informe de Lectura lo realiza un profesional, con experiencia en literatura y en el mercado editorial, aconsejando sobre aquellos defectos, errores y mejoras que pueda tener un proyecto narrativo (obra poética, novela, cuentos y otros).

Es una valoración general de la obra y hace hincapié en las cuestiones esenciales como la estructura, la identidad de los personajes, etc., pero además los posibles encajes de la obra en el mercado literario.

Hace un par de meses encargué un informe de lectura de diecinueve relatos breves para tener una valoración general y profesional de los mismos. Entre otros, incluí El testamento, Náufragos, Jon Duelo y El final de la magia, todos ellos publicados aquí.

La semana pasada recibí el informe y estoy bastante satisfecho con lo que en él se dice. Os dejo aquí algunas frases a modo de “reseña bibliográfica” (y a mayor gloria de mi ego):

  • El autor ahonda con fuerza en el interior de las personas…
  • Desde la primera frase el lector se adentra en acción y el autor atrapa al lector…
  • La última frase de los relatos es muy significativa pues marcan de manera contundente, en ocasiones enigmática el final de la historia…
  • Los relatos tienen fuerza narrativa y están perfectamente estructurados. 

Me quedo con un adjetivo que aparecía en el cuerpo del correo (la negrita y la cursiva son mías): “publicables“.

¿Qué pienso hacer con este proyecto narrativo?

No me veo buscando un agente literario así que voy a intentar llamara a las puertas de algunas editoriales —el no ya lo tengo —y, si no obtengo respuesta o la que obtengo no me satisface, recurriré a la autopublicación. Si el 40% de los ebooks más vendidos por Amazon.es ya son de autores autopublicados, ¿por qué iba a ser menos mi primera Antología?

 

Anuncios

Amanece IV

Amanece.

Dos pescadores pescan,

dos jóvenes duermen,

un caminante camina,

un corredor entrena,

un buscador de metales

sueña con un tesoro,

el escritor observa,

también sueña.

 

Amanece.

El mar

acaricia la arena,

rítmicamente

pinta la orilla

con restos de espuma y conchas,

tesoros marinos

para los niños,

para mi hija.

 

Más tarde,

eso será más tarde.

Ahora

amanece.

Trianear

Y la banda de música se contiene,

apenas una solitaria corneta.

Y el caminar del Señor

se pausa.

Y se calla el gentío,

expectante.

Sabe lo que viene ahora,

lo ha visto mil veces,

pero nunca es igual.

Silencio.

Y regresan las cornetas con más fuerza.

Y el Señor da pasos largos

y se para.

Y más pasos

y se para.

Y ya no se aguantan las palmas.

Trianear.

Encuentro de autores

Para Jorge, amante del verbo de estas palabras porque el verbo no muere jamás.

Santiago Aguaded Landero

Ayer asistí al I Encuentro de Autores Premiados de Sevilla organizado por la editorial Autores Premiados.

Fue una experiencia gratificante y descorazonadora al mismo tiempo.

Gratificante porque la visión de Autores Premiados es muy interesante. La editorial apuesta autores muy buenos -la mayoría finalistas de premios literarios prestigiosos- que probablemente no llegarían a ser publicados si ellos no lo hacen. Esto es muy de agradecer en un mundo donde mandan las ventas y los best-sellers en ocasiones incluso por encima de la calidad.

Gratificante especialmente porque tres autores contaron su experiencia como escritores y todos lo hicieron demostrando una gran pasión por un oficio solitario y con casi nulas probabilidades de dar frutos.

Fue descorazonador porque fuimos muy pocos los asistentes. Desconozco los motivos así que no puedo entrar a valorarlo, pero me dio por pensar que quizás la narrativa breve, la poesía y los encuentros de este tipo no consiguen llamar la atención. Confío en que no es así.

Durante el acto se hizo entrega del II Premio de Poesía Autores Premiados para autores andaluces a Santiago Aguaded Landero, que tuvo a bien dedicarme un ejemplar.

Portada de "Suicidas, homicidas y otras personas normales"

Portada de “Suicidas, homicidas y otras personas normales”

Me quedo con eso y con la pasión de organizadores, autores y…asistentes.