Una novela contra la procrastinación

Antes de que te pongas a trabajar, eres Proust y Oscar Wilde y George Orwell envueltos en un delicioso paquete.

Megan Mcardle

Hasta que me puse a escribir con cierta regularidad, no había oído hablar de la palabra procrastinar, que significa diferir, aplazar y que, por lo que he leído, es un mal bastante extendido entre los escritores. (Por lo visto, hay muchos escritores que, por miedo a entregar algo horrible, van aplazando la fecha de entrega de forma indefinida.)

Escribir una novela me parece tan complicado que no entraba en mis planes a corto plazo, pero el sábado pasado se me ocurrió una idea y me he propuesto llevarla a cabo.

Tengo la intención de escribir una novela corta -corta y triste pensaréis algunos- tipo Seda, Nieve o Sabor a chocolate y me comprometo a terminarla antes del 31 de agosto de este año.

¿Por qué este compromiso? Escribir una novela exige un esfuerzo tan importante que tendré múltiples excusas para diferir, retrasar o cancelar el proyecto, especialmente si no existe una fecha límite de entrega.

Pero ya no; tengo una idea, un argumento, unos personajes y ahora también tengo un plazo de entrega. Me he quedado sin excusas para procrastinar una Ópera prima que mientras la esté escribiendo no tendrá nada que envidiar a las de Proust, Orwell o Wilde.

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Una novela contra la procrastinación

  1. Pingback: ¿Cómo va la novela? | Fabulistero

  2. Pingback: Sigo por aquí | Fabulistero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s