Poesía

En la orilla del mar el hombre se acercó al niño.

—¿Qué haces?

—Poesía.

—¿Qué es? ¿Para qué sirve?

—Es hermosa. Puede cambiar el mundo.

—Imposible. Ni siquiera yo puedo hacerlo.

—Lea.

 

Y el hombre empezó a leer. No pudo parar hasta que terminó. Y después empezó de nuevo. Y se fue de allí. Pero ya no era el mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s