Vacaciones

Mañana empiezo las vacaciones. Tres semanas sin horarios, veintiún días completos de libertad. ¿Qué planes tengo?

He metido algunos libros en la maleta: El Diario (1837-1861) de Henry David Thoreau, Cuentos imprescindibles de Chéjov, Hojas de hierba de Walt Whitman y  mi primer Blackie Book, La tienda y la vida de Isabel Sucunza.

Libros para el verano

Libros para el verano

Además de leer, una de las cosas que más me apetece hacer es beber mucho café cada mañana y escribir sin prisa, sin mirar el reloj preocupado por llegar tarde al trabajo. Estos son los proyectos en los que me gustaría trabajar: un diario (de veintiún días por supuesto) de algún personaje tipo Henry Chinaski de Bukowski o Bandini de Fante; “impresiones vitales” en forma de poemas sin rima; el texto para dos álbumes ilustrados que tengo medio esbozados y una novela corta para presentarla al XI Premio Internacional Anaya de Literatura Infantil y Juvenil…

Es bastante improbable que pueda hacer todo lo anterior, pero al menos ya tengo los Moleskine para intentarlo.

Cuadernos Moleskine

Cuadernos Moleskine

Hace unos días leí una entrada del blog de Antonio Muñoz Molina donde decía que en algunos veranos se habían gestado novelas como Plenilunio, Sefarad o El jinete polaco. Yo me conformo con escribir algún texto decente que pueda publicar aquí.

 

Anuncios